El artista Steven Spazuk comenzó utilizando las técnicas básicas desde bocetar y dibujar, hasta pintar con acuarelas y pinturas acrílicas. Años después experimentó utilizando el aerógrafo y le fascinaron las suaves pendientes creadas por la pintura finamente pulverizada.

Posteriormente en el 2001 se le ocurrió la idea de poner un lienzo a fuego y controlar la huella de hollín dejados en la superficie. Les compartiré unos retratos con esta técnica y un video con el making of de estas.

Enlace: Colossal