Estoy totalmente en contra de que las pieles de los animales sean utilizadas para abrigos y alfombras, pero en esta ocasión las alfombras están hechas con pieles de animales de peluche.

La mayor inspiración de la artista Agustina Woodgate  es un viejo oso de peluche que tenía desde la infancia, el cual ya no tenía ojos y estaba muy desgastado; eso le sirvió para explotar su imaginación e idear algo para no deshacerse por completo de que querido peluche.

Agustina llego a la conclusión de que la mejor manera de conservar su peluche sería haciendo una alfombra con él. Todas las alfombras están hechas con animales de peluche reciclados, que tienen una historia significativa para cada persona. Cose a mano todas y cada una de las alfombras y estas miden 9 pies x 7 pies.

Me encantan los diseños que están hechos con reciclaje; pues ayudamos al planeta, conservamos cosas de gran valor para nosotros y reinventamos, que más se puede pedir. A continuación les comparto algunas imágenes de las alfombras y si quieren leer la entrevista completa con Agustina entren a Sight Unseen