Caine es un niño de 9 años como cualquier otro que busca divertirse e invertir su tiempo en crear cosas y explotar su imaginación, su padre tiene una tienda de recambios de coches “Smarts Parts Auto” y durante el verano el pequeño pasaba horas de aburrimiento y es por eso que decidió crear su propio centro de máquinas recreativas.

Las máquinas constan de piezas de cartón unidas con cinta adhesiva y decoradas con plumones de colores, lápices o temperas además cuenta con calculadoras para el recuento de puntos y ranuras para expedir los tickets.

Me encanta que los niños sigan demostrando que lo único que necesitamos para hacer lo que nos gusta es la imaginación, el ingenio y la creatividad, les comparto un video que ilustra el proyecto de Caine….

Enlace: Pixel y Dixel