El artista frances Sandrine Estrade Boulet aprovecha los artículos que nos encontramos diariamente en una ciudad para hacer arte.

Captura las calles cubiertas con césped y basura y las transforma digitalmente en calles alegres y divertidas. Toma escenas comunes en nuestra vida diaria y crea interpretaciones añadiendo caras y extremidades a objetos inanimados. La divertida perspectiva de Sandrine ha reinventado la vida del arte urbano.

El arte del frances le dará alegría a las calles aburridas y le sacará una sonrisa a los viandantes, les comparto las imágenes…

Enlace: Faith is Torment